juego-kindom-builder

Juego Kindom Builder ¿Quién será el mejor rey?

Kindom Builder es un juego de mesa diseñado por Donald X. Vaccarino e ilustrado por Oliver Schlemmer que nos llega completamente en castellano de la mano de Devir. Se trata de un juego de 2 a 4 jugadores para más de 8 años y que tiene una duración por partida de unos 45 minutos.

Ficha técnica

Nombre original Kindom Builder
Año de publicación 2011
Nº de Jugadores De 2 a 4 jugadores (Mejor: 4 jugadores)
Edad +8
Tiempo aproximado por partida 45 minutos
Complejidad Baja-Media
Mecánica Colocación de fichas, puntos al final de partida, dominio, tablero modular

¿De qué va el juego Kindom Builder?

En Kingdom Builder crearemos nuestros propios reinos construyendo hábilmente nuestros asentamientos, con el objetivo de ganar la mayor cantidad de oro al final de la partida. A grandes rasgos, es un juego de dominio donde intentaremos ganar puntos cumpliendo diferentes objetivos al azar que tendremos durante la partida. Todo esto con normas sencillas, pero con más estrategia de la que puede aparentar en un inicio este juego.

Componentes del juego

  • 8 Tableros de Cuadrante (anverso: paisaje; reverso: tablero de puntuación)
  • 4 Marcadores de Puntuación (uno de cada color) (de madera)
  • Loseta de Jugador Inicial (de cartón)
  • 35 Cartas (59×91 mm.):
    • 25 Cartas de Terreno (5 de cada tipo: bosque, hierba, flores, barranco y desierto)
    • 10 Cartas de Objetivos
  • 8 Losetas de Resumen para cada uno de los Tableros de Cuadrante (de cartón)
  • 28 Losetas hexagonales de Acción Especial (2 oráculos, 2 puertos, 4 granjas, 4 tabernas, 4 torres, 4 cercados, 4 graneros y 4 oasis) (de cartón)
  • 160 Asentamientos (40 de cada color) (de madera)
  • Reglamento

Cómo jugar al juego Kindom Builder

Preparación de la partida

  1. Seleccionaremos 4 de las 8 secciones del tablero de juego y las montaremos formando un mapa de 2×2.
  2. Colocaremos cuatro resúmenes de fichas de localización junto a las piezas del tablero de juego. Estas tienen que coincidir con los hexágonos de localización que colocaremos en el mapa.
  3. Colocaremos 2 fichas de localización correspondientes en cada hexágono de localización.
  4. Barajaremos todas las cartas de terreno y las mantendremos al alcance para todos los jugadores en una pila de cartas boca abajo.
  5. Barajaremos las cartas de Constructor de Reinos, luego robaremos al azar 3 cartas y las colocaremos junto al tablero de juego, boca arriba.

A continuación también deberemos dar a cada jugador:

  • Los 40 asentamientos del color que haya escogido.
  • Una ficha de oro
  • Una carta de terreno de la pila de robo (que la mantendremos oculta a los demás jugadores en nuestra mano).
  • La ficha de jugador inicial (al jugador de más edad que haya en la partida)
  • Y una de las piezas de tablero (que nos habrá sobrado) que daremos la vuelta para que cada jugador vaya contando sus puntos durante la partida.

Todos los otros componentes que nos hayan sobrado los guardaremos de nuevo en la caja. Y con esto ya tendremos el juego montado y listo para empezar.

La partida

Los jugadores nos turnaremos en el sentido de las agujas del reloj, empezando por el jugador inicial. El juego dura varias rondas. Cada jugador realiza su turno de la siguiente manera:

Cuando seamos el jugador activo deberemos jugar nuestra carta de terreno boca arriba frente a nosotros y posteriormente construir nuestros asentamientos.

Acción obligatoria

Durante nuestro turno, deberemos construir 3 asentamientos de nuestra reserva personal en hexágonos no ocupados del mismo tipo de terreno que la carta que hemos jugado, respetando estrictamente las reglas de construcción.

Acción extra

En el transcurso del juego, iremos recogiendo fichas de localización.

Las fichas de localización conceden acciones extra y nos darán la opción de realizar cada acción extra una vez durante nuestro turno.
Podremos realizar cada acción extra antes o después de nuestra acción obligatoria.

Las acciones extra permiten construir asentamientos adicionales o incluso trasladar asentamientos existentes.

Después de que hayamos realizado nuestra acción obligatoria y no queramos realizar ninguna acción extra o no podamos hacerlo, pondremos nuestra carta de terreno en la pila de descartes y robaremos una nueva carta de la pila, manteniéndola oculta en nuestra mano.

Hexágono de localización y ficha de localización

Cada vez que construyamos un asentamiento junto a un hexágono de localización, tomaremos inmediatamente una de estas fichas de localización, si está disponible.

A continuación, colocaremos esta ficha frente a nosotros, con la cara de la imagen hacia arriba, y podremos utilizar esta acción extra a partir de nuestro próximo turno.

Un jugador sólo puede coger una ficha de localización de un lugar determinado.

Conservaremos la ficha de localización mientras al menos uno de nuestros asentamientos esté adyacente a la localización correspondiente. Si alejamos nuestro último asentamiento de dicha localización utilizando una acción extra, debemos descartar esta ficha de localización y retirarla del juego.

Hexágono del castillo

Al final de la partida, los jugadores ganarán 3 oros por cada hexágono de castillo si han construido al menos uno de sus asentamientos junto a él.

Normas de construcción

  1. Se puede construir un solo asentamiento en cualquier espacio de terreno disponible.
  2. Los asentamientos solo pueden construirse en hexágonos de estos tipos de terreno: Hierba, barranco, desierto, campo de flores y bosque.

Excepción: Si se da el raro caso de que no haya ningún hexágono válido al principio del turno de un jugador o durante nuestro turno, es decir, que no haya ningún hexágono que coincida con el tipo de nuestra carta de terreno jugada en el que pueda construir un asentamiento, deberemos robar una nueva carta de terreno inmediatamente.

La carta de terreno «inútil» se retira del juego.
Si es necesario, repetiremos el robo de una nueva carta hasta que robemos una carta que podamos jugar.

  1. Siempre, deberemos construir cada nuevo asentamiento adyacente a al menos uno de nuestros asentamientos existentes, si es posible.

Si esto no es posible, deberemos (si es una acción obligatoria) o podremos (si es una acción extra) elegir un nuevo hexágono desocupado donde construir nuestro asentamiento. Hay varias opciones, dependiendo del tipo de acción que vayamos a hacer:

  • Si se trata de una acción obligatoria o de una acción extra de oráculo o granero, deberemos elegir un hexágono del mismo tipo de terreno que la carta de terreno que hayamos jugado.
  • Cuando se trata de una acción extra de oasis, granja o puerto, deberemos elegir un hexágono de ese tipo de terreno según lo requerido por esta ficha de localización.
  • Si se trata de una acción extra de torre, podremos elegir cualquier hexágono disponible en el borde del tablero.

Fin del juego Kindom Builder

El juego termina cuando un jugador ha construido el último asentamiento de su suministro personal. Sin embargo, la ronda de juego actual sigue completándose; el jugador a la derecha del jugador inicial es el último en realizar su turno.

Ahora cada jugador calcula la cantidad de oro que ha ganado y registra su total en el registro de puntuación de oro.

Las 3 cartas de constructor de reinos se evalúan una tras otra para cada jugador, empezando por el jugador inicial.
A continuación, cada jugador calcula la cantidad de oro ganada por sus asentamientos junto a los hexágonos de castillo (3 oros por hexágono de castillo) y la añade a su puntuación.

El jugador que haya ganado más oro es el ganador de la partida. En caso de empate en la cantidad de oro, los jugadores empatados comparten la victoria.

Mi opinión respecto al juego Kindom Builder

Kingdom Builder es un juego abstracto de construcción de territorios que es rápido de aprender y fácil de jugar. Cada jugador juega como un rey que compite por el territorio para construir el mayor reino de la tierra. Una vez que un jugador ha colocado su último edificio, el juego termina y el rey con más puntos es el ganador.

Kingdom Builder es muy polémico. O a la gente le gusta mucho o no le gusta nada. Para mí, es un gran juego de estrategia incluso para los niños pequeños y ofrece mucha profundidad para los adultos. A medida que juegas más y más encuentras diferentes estrategias para mantener las cosas interesantes.

La rejugabilidad

La configuración es la clave de la estrategia en Kingdom Builder. Como ya hemos visto el tablero principal se compone de cuatro tableros elegidos al azar con diferentes terrenos y ubicaciones. Cada tablero tendrá dos localizaciones diferentes, castillos y otra localización. Estas localizaciones dan a los jugadores acciones especiales para hacer en su turno. Son diferentes en cada partida, ya que se extraen al azar y se colocan en el mapa. Una vez que los tableros están juntos, se colocan las fichas en las ubicaciones que corresponden al dibujo. A continuación, se eligen 4 tarjetas de objetivo que se colocan en la parte superior para puntuar al final de la partida. Éstas también cambiarán en cada partida, por lo que cada juego será diferente. Una tarjeta puede darte puntos por el número de edificios que tengas en una fila recta, o puntos por tu ciudad más grande (edificios conectados), o puntos por poner edificios junto al agua, etc. Centrarse en estos objetivos de puntuación es la esencia del juego, pero no siempre es tan sencillo.

La estrategia

Hay 5 tipos de terreno diferentes en el juego: bosque, hierba, flores, barranco y desierto. Como también hemos visto en la explicación del juego, en tu turno, tendrás una carta con uno de estos terrenos. Y deberás colocar tus asentamientos en el terreno de tu carta. Es así de sencillo.

Esta es la parte en la que la gente a la que no le gusta el juego tienen un problema. Sienten que están demasiado limitados por el hecho de que solo tienen una carta y deben jugar en ese territorio. Para mí, esa es la verdadera estrategia. Colocar los edificios para poder jugar en otros lugares es la clave. Encontrar esos lugares en el tablero que minimizan tus futuras limitaciones es lo que resulta atractivo de este juego.

El arte

Una cosa que no se puede subestimar es lo hermoso y evocador que es el juego Kindom Builder. Los colores son vibrantes y vivos, y al examinarlos más de cerca hay pequeños elementos dentro de cada espacio que dan a ese tablero un carácter único, haciendo que nos imaginemos la historia de este mundo a través de un puente que cruza un río, o un camino desgastado a través del bosque. Además, las cartas de puntuación tienen un arte magnífico, que insinúa una tierra medieval familiar pero al mismo tiempo exótica (y posiblemente mística). Estas pequeñas características no tienen ninguna relación con el juego en sí, pero ayudan a crear un ambiente temático agradable, aunque el juego en sí no impone ninguna narrativa y es una abstracción completa.

5.0 out of 5.0 stars

Comprar el juego de mesa Kindom Builder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *